martes, 14 de junio de 2016

Cookies de chocolate rellenas de mantequilla de cacahuete

Yo creo que el nombre de la receta lo dice todo, no hay ni una sola cosa de ese nombre que no esté rica y si encima ya las juntamos... increíble, así están estás galletas de ricas.


Como todas las cookies, estas no iban a ser menos y son súper fáciles de hacer, perfectas para hacer con niños, creo que es una receta 10 para que los más pequeños de la casa pasen un buen rato en la cocina, más ahora que llegan las vacaciones de verano.


Además os he hecho un paso a paso con fotos para que no quede ninguna duda de como hacer unas cookies rellenas. Yo he utilizado la combinación chocolate y cacahuete porque me encanta, pero podéis rellenarlas de dulce de leche, de nocilla, de mermelada... de lo que queráis.


Cookies de chocolate rellenas de mantequilla de cacahuete
Ingredientes:
110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
175 gr de azúcar moreno
1 huevo
25 gr de cacao en polvo (sin azúcar)
200 gr de harina
1/2 cucharadita de levadura (tipo royal)
Mantequilla de cacahuete
Cacahuetes sin sal para decorar

Para que sea más fácil de manejar la mantequilla de cacahuete yo la congelo. Para ello pongo papel de horno en un plato y pongo montoncitos de crema de cacahuete, apróximadamente una cucharadita en cada montoncito. Lo meto en el congelador y mientras hago la masa de las cookies.

Precalentamos el horno a 200ºC.

En un bol, echamos la mantequilla y el azúcar moreno,  mezclamos bien con las varillas. Añadimos el huevo y mezclamos bien. Añadimos los demás ingredientes (menos la mantequilla de cacahuete)  mezclamos bien con las varillas.
Con las manos, unimos la masa y empezamos a hacer bolitas, tamaño albóndigas, las aplastamos con la mano y ponemos en el centro la mantequilla de cacahuete, cerramos la masa y aplastamos un poco. Tener cuidado y no aplastéis de más que se sale la mantequilla de cacahuete. Ponemos las cookies en una bandeja de horno y echamos cacahuetes picados por encima.





Metemos las cookies al horno unos 6-7 minutos.
Cuando las saquéis del horno dejarlas enfriar en la bandeja, porque salen muy muy blanditas.
La mejor manera de conservarlas es en una caja de hojalata para que no cojan mucha humedad, aunque seguramente os duren muy poco en casa, jejeje.


   



martes, 7 de junio de 2016

Chips de Kale o col rizada

Vengo con una receta fácil, ligera y sana y porsupuestisimo rica ;) Seguro que ya habéis oído hablar de la col rizada o kale porque ahora está super de moda por lo sana que es y el calcio que tiene.


Yo la verdad que la suelo utilizar mucho en invierno en los potajes, pero esta vez y como ya está aquí el veranito pues las he hecho crujientitas para que vayan perfectamente con el tinto de verano o la cervecita.


Son muy muy fáciles de hacer, se tarda poquísimo y si no os gustan las especias que yo utilizo, pues podéis hacerlas simplemente con sal y así tenemos un aperitivo perfecto para ver la Eurocopa.


De verdad que cualquiera pude hacerlo, no tiene ciencia y hasta los niños pueden ayudar ahora que van a estar dentro de nada sin cole.

Chips de col rizada:
Ingredientes:
1 Col rizada
Pizca de cayena en polvo
Pizca de sal
Pizca de comino
Pizca de curry
Una cucharada de aceite de oliva

Precalentamos el horno a 150ºC 
Lavamos bien la col y escurrimos bien, si tenéis un centrifugador mejor que mejor, si no pues secáis bien.
Si tenéis un spray con aceite de oliva, poner la col de rizada sobre la bandeja de horno y echar un poco de aceite por encima. Si no tenéis spay, echáis la col en un bol y una cucharada de aceite, removéis bien con las manos y ponéis la col en una bandeja de horno, lo más importante es que no esté amontonada, que haya una capa de col rizada, si necesitáis más bandejas pues cogéis otra, pero no la amontonéis.
Espolvoreamos las especias por encima y metemos al horno unos 15 minutos, dejando los últimos dos minutos la puerta del horno entreabierta para que salga la humedad. Si veis que aún no están crujientes, las dejáis un rato más que salen seguro.


   

martes, 24 de mayo de 2016

Verdens beste kake, el mejor pastel del mundo

Hace una semana se celebró el día de la Constitución en Noruega, todos los años os pongo un postre típico de aquí por esas fechas, que suele ser el que hago para celebrar el 17 de Mayo.
Este año no iba a ser menos y os traigo la receta del conocido Verdens beste kake, o lo que es lo mismo el mejor pastel del mundo.



Seguramente estéis pensando que no es parece la mejor tarta del mundo y la verdad es que no es la más bonita, pero es de esas tartas de toda la vida que están riquísimas y no necesitan ningún tipo de presentación espectacular, porque todo está en el sabor y las texturas.


La tarta esta hecha con una base de bicocho fino y esponjoso con merenge decorado con almendras laminadas, que le dan un toque crujiente a la tarta y si ya no fuera suficiente, la tarta se rellena con crema pastelera mezclada con nata montada ¿A que ahora entendéis mejor porqué se llama " la mejor tarta del mundo"?


Yo desde que mi madre la probó se la hago a petición suya en su cumplaños y la verdad que es un éxito así que aquí os dejo la receta de esta tarta típica noruega.

Verdens beste:
Ingredientes
Para el bizcocho: 
4 yemas de huevo
100 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
100 gr de azúcar moreno
100 gr de mantequilla
50 ml de leche
2 cucharaditas levadura química (tipo royal)

Mezclamos con las barillas el azúcar con la mantequilla, hasta que quede una mezcla cremosa. Añadimos las yemas de huevo e incorporamos bien a la mezcla. Echamos la leche y mezclamos bien. Añadimos la harina y la levadura y mezclamos hasta que no queden grumos. Reservamos

Para el merengue:
6 claras de huevo
175 gr de azúcar
100 gr de almendras en láminas (O podeís cortar almendras si no tebéis laminadas)

Montamos las claras con las barillas, cuando empiecen a espumar, añadimos poco a poco el azúcar, que caiga en forma de lluvia. Seguimos con las barillas hasta que se monten bien las claras y quede un merengue firme.

Precalentamos el horno a 180ºC
En una bandeja del horno, ponemos papel de horno, echamos la mezcla del bizcocho y extendemos bien por toda la badeja, que se quede una capa fina y del mismo grosor por todo el bizcocho. Echamos por encima el merengue y lo distribuimos por todo el bizcocho. Echamos por enzima las almendras y metemos al horno unos 15-20 minutos.
Una vez hecho, lo dejamos enfriar.

Para la crema pastelera:
Una vaina de vainilla
1/2 litro de leche
4 cucharadas de azúcar
2 yemas de huevo
2 cucharadas de maizena

Abrimos la vaina de vainilla por la mitad, deslizamos por dentro de las mitades un cuchillo y nos queda como la pasta de la vainilla pegada en el cuchillo.
Ponemos en un cazo casi toda la leche (unos 450 ml) con el azúcar y la pasta de vainilla a fuego medio. Con esto conseguimos que la leche se infusione con la vainilla.
Por otro lado, mezclamos la maizena con el resto de la leche, cuando se haya mezclado bien, añadimos las yemas de huevo y mezclamos bien hasta que estén todos los ingredientes incorporados.
Antes de que la leche empiece a hervir, añadimos al cazo la mezcla de huevo y maizena.
Removemos constantemente hasta que veamos que la mezcla tiene una consistencia cremosa ¡no dejéis de mover, que se quema!
Tenemos que dejar enfriar bien la crema, así que mejor si la hacéis el día anterior paa que esté bie fría a a hora de terminar el pastel.

Para montar la nata
200ml de nata
1 cucharada de azúcar

A parte montamos 200 ml de nata con una cucharada de azúcar, cuando la nata esté montada, añadimos la crema pastelera y la incorporamos a la nata con ayuda de una lengua, con movimientos envolventes.

Ya podemos montar nuestra tarta, para ello, cortamos el bicocho en dos. Ponemos una de las partes en la bandeja o plato donde vayamos a servir el pastel. Echamos la crema por encima y tapamos con la otra parte del bizcocho.

Como podéis ver se utilizan todas las claras y todas las yemas para hacer la tarta, así que no tiréis ni las lyemas ni las claras cuando estéis empezando con la receta, porque al final se utilizan todas.


   

viernes, 13 de mayo de 2016

Flautas de pollo

La semana pasada os dejé la receta del arroz a la mexicana y hoy os traigo la receta perfecta para acompañar ese arroz, unas flautas rellenas de pollo, fáciles de hacer y muy ricas, además podéis acompañarlas con la salsa roja mexicana ya ya tenéis así la cena temática perfecta.


Las flautas son un plato típico de México, en este ocasión las he rellenado de pollo, pero podéis hacerlas de lo que queráis, también con tofu para opción vegetariana o incluso mejor si las hacéis con yuba, si la encontráis y la sabéis preparar.



Las tortillas de trigo, las he hecho caseras, porque de verdad que se nota la diferencia, pero si queréis complicaros menos al vida, las podéis comprar hechas y listo.



Y para que os resulte más fácil todavía, os he hecho un paso a paso para que veáis como se enrollan las flautas ;)

Flautas de pollo
Ingredientes:
8 tortillas de trigo
2 pechugas de pollo (podéis utilizar medio pollo, eso sí, luego hay que quitar bien los huesos)
4 tomates
1 guindilla roja o chili
1 diente de ajo
1/2 cebolla
Pizca de comino en polvo
Pizca de semillas de cilantro
Sal
Pimienta
2 hojas de laurel
Un poco de la salsa de chiles chipotles en adobo (opcional)
Cilantro fresco
Queso rallado
1 aguacate
Aceite para freír


Para la salsa
Sofreímos el ajo y el chili, añadimos la cebolla y sofreímos hasta que se quede transparente, añadimos los tomates troceados, sal, comino, semillas de cilantro la salsa de los chiles en adobo y un par de cucharadas de agua. Dejamos que sofría todo bien durante unos 20 minutos. Echamos la mezcla en el vaso batidor, añadimos el cilantro fresco y trituramos. Reservamos.

Mientras hacemos la salsa, podemos poner las pechugas de pollo a pochar. Para ello, en un cacerola echamos agua, unas 5 bolas de pimienta negra, una cucharadita de sal y un par de hojas de laurel, cuando empiece a hervir, añadimos las pechugas de pollo y dejamos que se hagan a fuego medio.
Sacamos las pechugas y con ayuda de un tenedor las deshilachamos.


Mezclamos el pollo con la salsa.
Ponemos una tortilla en la superficie de trabajo, ponemos el pollo en el centro de la tortilla a la larga, no llegando hasta el final de la tortilla, echamos queso rallado por encima y cerramos la tortilla como si fuera un paquete. Repetimos con el resto de las tortillas.




En una sartén ponemos aceite a calentar, cuando esté bien caliente añadimos las flautas y freímos. Podéis hacerlo en la freidora también. Sacamos del aceite cuando estén bien doradas y las ponemos en papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Decoramos con aguacate por encima, cebolla y tomate.

   

martes, 3 de mayo de 2016

Arroz a la mexicana

Hoy volvemos a viajar a México, un país hermano y que para mí, tiene un significado especial. A méxico le tengo mucho cariño por varios motivos y por eso cada vez que hago comida mexicana o la como en un restaurante me hace viajar a una época dorada para mí.


Este arroz se suele utilizar como acompañamiento de muchos de los platos tradicionales mexicanos, no pica para nda en absoluto, por lo que lo pueden comer todos los miembros de la familia.
Seguro que lo habéis comido en restaurantes mexicanos, ya que suele ser el acompañante de quesadilas, burritos...


Los ingredientes son básicos, seguro que lo podéis hacer ahora mismo conlos ingredientes que tenéis en casa. Así que no tenéis excusa, la próxima vez que hagaís cena mexicana, ya sabeís que hacer de acompañante.



Arroz a la mexicana
Ingredientes:
250 gr de arroz (tipo basmati)
2 tomates
1 ajo
1 cebolla
500 ml de caldo de verduras (o agua si no tenéis)
100 gr de guisantes congelados
1/2 cucharaditad de sal

En una sartén sofreímos el ajo y la cebolla con un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla empiece a estar transparente, echamos el arroz y sofreímos un par de minutos. Añadimos los guisantes y los tomates, previamente rallados. Sofreímos un minuto y añadimos el caldo de verduras y media cucharadita de sal. Dejamos que cueza todo unos diez minutos, este tipo de arroz de grano largo necesita menos tiempo que el que el arroz bomba que solemos utilizar en España.
A los diez minutos retiramos del fuego y dejamos reposar un par de minutos antes de servir. Fácil ¿A que sí?


   

martes, 26 de abril de 2016

Nueces pecanas garapiñadas con azúcar moreno, sal ahumada y vainilla


Antes de empezar con la receta os tengo que dar un aviso, esta receta puede ser altamente adictiva, jejeje, lo digo de verdad, yo no puedo parar de hacerlas, están super ricas y siempre que voy de visita a alguna casa las llevo conmigo de regalo y siempre, siempre son un éxito


No se si habréis probado alguna vez las nueces pecanas, pero si no lo habéis hecho salir ahora mismo de donde estéis e ir a comprarlas, porque están riquisimas por si sólas y si ya las garapiñáis...ni os cuento. Eso sí, si no las encontráis facilmente, podéis hacer esta receta con cualquier fruto seco, porque es de esas recetas estándar.


Yo las he dado un toque de vainilla a la hora de garapiñarlas y luego he uilizando sal maldon ahumada para elevarlas un poco más, pero podéis obviar esos dos ingredientes y hacerlas básicas, o añadir un poco de chili si os gusta el toque picante... podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación.


Además yo las he garapiñado con azúcar moreno, pero podéis hacerlas con azúcar normal también.
Es muy fácil, lo único que hay que tener cuidado y no tocar nada con las manos en el proceso, que las quemaduras con caramelo son las peores!!!

Nueces pecanas garapiñadas:
Ingredientes:


200 gr de nueces pecanas (o otro fruto seco)
200 gr de azúcar moreno
200 ml de agua
1 cucharadita de extracto de vainilla
Sal maldon ahumada

En una sartén tostamos ligeramente las nueces pecanas, cuando empiecen a oler bien, echamos el azúcar, el agua y la vainilla y removemos bien y dejamos a fuego fuerte, removiendo con una cuchara de palo.
Tenemos que esperar a que se vaya evaporando el agua, hasta que veamos que se queda la mezcla como si fuera arenilla, entonces retiramos del fuego y mezclamos bien, asegurándonos que se nos cubren bien con el azúcar todas las nueces ( mirar la foto, así se tienen que quedar)


Una vez cubiertas las nueces, volvemos a poner la sartén al fuego, esta vez no podemos dejar de remover, removemos y removemos, el azúcar se va a empezar a derretir, cuando veáis que está todo el azúcar derretido y pegado a nuestras nueces pecanas, entonces, retiramos del fuego y echamos las nueces en un papel de horno, separarlas bien con la cuchara ¡NO LAS TOQUÉIS CON LAS MANOS! echamos un poco de sal maldon ahumada por encima y esperamos a que se enfríen.
Una vez frías las podéis separar con las manos. Para conservarlas mejor en un tarro de cristal, no hay que meterlas e el frigorífico ni nada. Aunque no creo que os duren mucho por casa, jejeje.


   

martes, 12 de abril de 2016

Albóndigas de avena y tofú con salsa de tomate

Para contrarestar la tarta de limón de la semana pasada, vengo con un plato vegano, fácil de hacer y muy rico, una albóndigas diferentes, que no tienen ninguna complicación.


Están hechas de copos de avena, tofú y verduras, por lo que son muy completas, sirvend e palto único y las podéis acompañar con unas patatas al horno, pasta, arroz...o simplemente una ensalada.
La salsa de tomate las acompaña muy bien y les da otra dimensión de sabor.


Las verduras van en crudo, lo que hace que tengan un toque crujiente, podéis variar la receta con las verduras que tengaís por casa, eso sí, partidas en pequeño.


Animaros a hacerlas que os van a sorprender, además, no sólo de carne vive el hombre!!

Albóndigas de avena y tofu con salsa de tomate:
Ingredientes:
Para las albóndigas:
200 gr de copos de avena
175 ml de caldo de verduras ( podéis utilizar pastillas de caldo y agua)
1 cebolla morada
1 zanahoria
1 diente de ajo
Un puñado de nueces (opcional, podéis utilizar otro fruto seco o ninguno)
150 gr de tofu
Harina para rebozar (yo he utilizado de centeno, pero podéis utilizar la que queráis)
Aceite para freír

En una cacerola hervimos el caldo de verduras.
Echamos en un bol los copos de avena, y cuando el caldo empiece a hervir, echamos el caldo encima de la avena, mezclamos y dejamos reposar hasta que la avena haya absorvido todo el caldo.
Echamos el tofú y con ayuda de un tenedor lo desmigamos y lo mezclamos bien.
Cortamos todas las verduras y las nueces en cuadraditos pequeños, echamos a la mezcla y mezclamos bien.
En un cuenco echamos la harina para rebozar las albóndigas. la masa es bastante blanda así que es mejor que nos ayudemos con unas cucharas para echar la masa en la harina y luego ya darles formas. Hacemos todas las albóndigas y las freímos en abundante aceite hasta que estén doradas. Las sacamos y las dejamos sobre papel de cocina para quitar el exceso deaceite.

Para la salsa de tomate:
1 diente de ajo
1 cebolla
1 pimiento rojo
1 zanahoria
400 gr de tomate natural triturado
200  ml de agua
1/2 cucharadita de pimentón
1 cucharadita de albahaca seca
1 cucharada de orégano
1 cucharada de azúcar moreno
Pizca de canela en polvo
Sal
Pimienta
Aceite

Picamos todas las verduras en cuadraditos. 
En una sartén ponemos aceite y sofreímos el ajo, cuando empiece a tener color, añadimos la cebolla y el pimiento rojo, cuando empiecen a estar blanditos añadimos la zanahoria y sofreímos durante unos dos minutos.
Añadimos las especias y sofreímos durante un minuto. Echamos el tomate natural triturado y el agua.
Dejamos a fuego medio durante una media hora, removiendo de vez en cuando.

Cuando esté nuestra salsa de tomate terminada trituramos con la batidora, para que no nos encontremos los trozos de verduras y listo.

Servimos las albóndigas con la salsa de tomate y acomer. Es aconsejable tener la salsa de tomate primero hecha, para que no se enfríen las albóndigas. Aunque no hace falta que hagáis la salsa de tomate, la podéis hacer en forma de hamburguesa también, por ejemplo.