jueves, 20 de abril de 2017

Ensalada de remolacha escandinava

Con la llegada del buen tiempo ya apetecen cosas fresqueras y hacer barbacoas, hoy os traigo el acompañante perfecto, tanto para una comida de diario, como para una barbacoa dominguera.


Aquí esta ensalada de remolacha se unta en los bocadillos para el lunch, pero yo la utilizo para bastantes cosas, porque está tan rica que me da pena sólo utilizarla en sandwiches.
Es muy fácil de hacer, no tiene nada de ciencia y es una manera diferente de comer remolacha.


Lo mejor es hacerla den día para otro para que esté bien fresquita y aguanta bien en el frigorífico unos cuantos días. Animaros a hacerla, porque de verdad que vais a repetir y la vais a utilizar para mil cosas.



Ensalada de remolacha escandinava
Ingredientes:
300 gr de remolacha cocida (yo compro remolacha fresca y la cuezo, pero podéis utilizar la que venden ya cocida en bolsas y así menos trabajo aún).
1 manzana verde (tipo granny smith)
5 gr de mostaza de dijon
150 gr de creme fraiche ( mejor si encontráis crema agria, pero cree fraiche sirve)
40 gr de mahonesa
Sal
Pimienta

Cortamos la manzana y la remolacha en cuadrados, no muy pequeños, se tiene que notar la textura, y echamos un cuenco.
Aparte echamos los demás ingredientes y mezclamos bien, añadimos la salsa a la remolacha y a la manzana y mezclamos. Dejamos enfriar en la nevera y lista.
No me digáis que no es fácil... ;)

 

sábado, 1 de abril de 2017

Tarta de fresas con nata

¿De qué es temporada ahora en España? De fresas, y que mejor receta que este clásico de nuestras pastelerías, tarta de fresas con nata, se que es un clásico, pero los clásicos son clásicos por algo, y es porque están muy ricos.


Aquí en Noruega la temporada de fresas es en verano, pero lo bueno es que nos llegan fresas de España, así que aprovechando y pensando en la primavera, me decidí por hacer la tarta y la verdad que ha sido un éxito.



El bizcocho es el típico bizcocho para tartas, conocido como Genovés, que tiene tres ingredientes, y lo demás son eso, fresas y nata,  los ingredientes son bien sencillos y la tarta en sí no tiene mucha ciencia, ya se que siempre digo lo mismo, pero lo más difícil de esta tarta es cortar el bizcocho para rellenarlo.




Además al marinar las fresas con azúcar se hace un almíbar natural que hace que la tarta esté aún más jugosa.

Tarta de fresas con nata:
Ingredientes:
Para el relleno de fresas:
500 gr de fresas (ya sin lo verde)
50 gr de azúcar

Lavamos bien las fresas y la partimos en cachos pequeños, las echamos en un bol y añadimos el azúcar, dejamos que marinen en el azúcar un par de horas, moviéndolas de vez en cuando. También lo podéis hacer de un día para otro, dejando las fresas en el frigorífico.
Con esto conseguimos que las fresas se marinen en el azúcar y suelten jugo, así tenemos un almíbar perfecto para nuestro bizcocho.


Para el bizcocho genovés:
4 huevos
75 gr de azúcar moreno
50 gr de azúcar blanco
120 gr de harina

Precalentamos el horno a 160ºC con ventilador (si vuestro horno no tiene ventilador, podéis poner calor arriba y abajo)

En un bol echamos los huevos y los dos tipos de azúcar, y batimos bien, este es el paso más importante para que salga bien el bizcocho, porque tiene que quedar una mezcla blanquecina y que haya por lo menos doblado el tamaño. Se tarda bastante, yo os aconsejo hacerlo con las varillas eléctricas, porque si no os vais a eternizar.
Una vez hayan montado bien, añadimos la harina tamizada y mezclamos con mucho cuidado, con una espátula y haciendo movimientos envolventes, para que así no se baje la masa. Una vez incorporada bien la harina, y ya sin grumos en la mezcla, echamos todo en un molde bien engrasado con mantequilla o aceite. Mi molde era de 22 cm, pero uno de 18 cm va incluso mejor para que suba aún más el bizcocho.
Metemos al horno unos 30 minutos, aunque el tiempo, como siempre os digo, varía dependiendo de horno, así que lo mejor es que a los 30 minutos introduzcáis un palillo en el centro del bizcocho, si el palillo sale limpio, quiere decir que el bizcocho ya está listo, si aún sale con algo de masa pegada, dejas el bizcocho un poco más tiempo.
Sacáis del horno, dejas templar y desmoldáis. Una vez que esté frío, hay que dividir el bizcocho en tres, si no podéis, o lo veía muy difícil, lo mejor es que lo dividáis por la mitad y listo.

Para el montaje:
Fresas marinadas
bizcocho genovés
350ml de nata para montar
10 gr de azúcar glass
500 gr de fresas (aproximadamente)

Montamos la nata con el azúcar y reservamos. Para que la nata monte bien, lo mejor es que esté bien fría.
Lavamos las fresas, quitamos las hojas y las partimos por la mitad. Reservamos.

Montaje de la tarta:
Ponemos en nuestro plato de presentación una de las capas del bizcocho, con ayuda de una manga pastelera (si no tenéis, podéis utilizar una bolsa de congelar, haces un agujero en una de las esquinas y listo), hacemos un círculo con nata en los bordes del bizcocho, así hacemos una especia de presa para que no se salgan las fresas, como veía en el foto.



Echamos la mitad de las fresas marinadas, con su jugo en el centro, tapamos con un poco de nata y plenos la siguiente capa de bizcocho, y repetimos el proceso.
Una vez echa la tarta, cubrimos bien con nata, ponemos las fresas partidas por la mitad y decoras como más os guste.
La tarta hay que conservarla el frigorífico.

 

viernes, 24 de febrero de 2017

Batata asada rellena con salsa de yogur y ajo asado

Hace un montón que no me paso por aquí, y la verdad es que he andado un poco mal de tiempo, pero ya estoy de vuelta y tengo un montón de recetas en el tintero. Para volver, he elegido una facilita, muy versátil y como no, riquísima.


Esta batata o boniato relleno la verdad que no tiene ciencia, si no sois muy fan de la batata, podéis utilizar una patata grande y listo. El relleno es variable completamente, en mi caso es vegetariano, muy simple y sin necesidad de encender la cocina.


Es perfecta para una cena, acompañada de una ensalada, o como guarnición de una carne o incluso de un pescado. Si la coméis de plato único podéis echar un poco de atún y listo, aunque con el queso y la salsa de yogur ya es un plato bastante completo en sí.


Batata rellena:
Ingredientes:
4 batatas o boniatos
1 cebolla morada
1 lata de maíz
1 cabeza de ajo
150 gr de yogur
2 cebolletas
1 paquete de queso feta o cualquier queso de cabra tipo rulo
Sal
Pimienta
1 guindilla fresca (opcional)
8 tomates cherris o un tomate grande

Ponemos el horno a 200ºC.
Limpiamos bien las batatas, las envolvemos en papel de aluminio y metemos al horno.
Cortamos un poco la cabeza de ajos, la envolvemos en papel de aluminio y al horno.
Los ajos en 10 minutos estarán asados, así que pasado ese tiempo, los sacáis del horno y dejáis que se enfríen.
La batata dependerá un poco del tamaño, pero un mínimo de media hora. Para saber si está hecha, pincháis con un palillo, y si no encontráis ningún tipo de resistencia y sale sólo, quiere decir que está hecha.
En un cuenco echamos el yogur natural, apalastamos la cabeza de ajo asado encima, y mezclamos bien, salpimentamos y reservamos en el frigorífico.
Mientras podemos partir los demás ingredientes.
Una vez hecha la batata, la sacamos del horno, quitamos el papel de aluminio y con un cuchillo hacemos un corte en el centro a lo largo. Aplastamos un poco desde los extremos para que se abra y tengamos suficiente hueco para rellenar. Echamos sal y pimienta sobre la batata y empezamos a rellenar con todos nuestros ingredientes. Terminamos con un par de buenas cucharadas de salsa y ¡A comer!

   

viernes, 18 de noviembre de 2016

Tartaleta de sirope de arce y nueces pecanas (maple&pecan pie)

Hoy traigo una súper tarta, muy muy fácil de hacer, pocos ingredientes y está....increíble, podría decir que es una de mis favoritas, con eso lo digo todo.
La tartaleta es típica de Estados Unidos, para ser aún más precisa, es típica del sur de los Estados Unidos y se basa en esos dos ingredientes, en el sirope de arce y las nueces pecanas.



Si no encontráis la nueces pecanas, (que os recomiendo que las probéis en cuanto las veáis porque están demasiado buenas) podéis hacer la tarta también con nueces, que eso ya es mucho más fácil de encontrar.


La tartaleta en sí la he hecho yo y os dejo la receta también, pero si no os atrevéis con ello, podéis comprar pasta brisa o masa quebrada para hacer la tarta sin problemas, y ya os digo que si compráis la masa, ya sí que sí, es una receta para principiantes.



Animaros a hacerla porque repetiréis ;)

Pecan and maple pie:
Ingredientes:
Para la base: 
100 gr de copos de avena
100 gr de harina
75 gr de azúcar moreno
125 gr de mantequilla
1 huevo
1 cucharada de leche

En el robot de cocina echamos los copos de avena y los hacemos polvo (si no tenéis robot, podéis comprar la avena en salvado). Añadimos la harina y el azúcar mezclamos, añadimos el huevo y volvemos a mezclar hasta que veamos que se quedan como migas la mezcla. Por último echamos la mantequilla en cuadraditos y bien fría y la leche y mezclamos bien hasta que se haga todo una masa homogénea. Yo todo el proceso lo hago en el robot de cocina, pero podéis hacerlo a mano, echando todo en el mismo orden y mezclando bien.
Hacemos una bola, la envolvemos en papel film y la metemos en el congelador para que se enfría y sea más fácil trabajar con ella. En el congelador en 10 minutos se endurece.
Precalentamos el horno a 200ºC.
Ponemos un papel de horno en la superficie de trabajo y espolvoreamos un poco de harina encima, ponemos ahí la masa y con ayuda de un rodillo estiramos. Me gusta trabajar con el papel de horno así porque así evito que se pegue a la encimera y a la ve es más fácil trasladar la masa al  molde.
Una vez estirada la masa, la ponemos en el molde, quitamos el exceso de los bordes y metemos en el congelador unos 5 minutos. Una vez pasado los 5 minutos metemos en el horno la masa unos 10 minutos. Sacamos del horno y reservamos.

Para el relleno:
Ingredientes:
4 huevos
225 gr de nueces pecanas
225 gr de sirope de arce
pizca de canela
1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
2 cucharadas de zumo de limón
pizca de sal

Precalentamos el horno a 180ºC
Picamos las nueces pecanas.
Batimos los huevos con el sirope de arce, una vez que estén los huevos bien incorporados, añadimos el resto de ingredientes, mezclamos y echamos sobre la base de nuestra tartaleta.
Podemos poner unas nueces pecanas alrededor para decorar.
Metemos al horno
180ºC unos 30 minutos


   

viernes, 7 de octubre de 2016

Natillas caseras con crumble de galletas María

La semana pasada os traje una receta típica de noruega, así que esta semana he decidido quedarme en España con un clásico de nuestra cocina, las natillas. A todos nos gustan, mi madre me las hacía para mi cumpleaños de postre y yo aquí las hago de vez en cuando, eso sí, 100% caseras.


Normalmente se pone una galleta María en el centro del cuenco y se sirven con un poco de canela por encima, yo esta vez, paa darle un toque más crujiente y currarmelas un poco más, he hecho un crumble de galletas María.


La receta de las natillas en sí no lleva gluten, así que es un postre bueno para celiacos, no se echan las galletas y listo. Los ingredientes son muy básicos, seguro que tenéis todos los ingredientes en casa.
Lo más difícil de las natillas es que no se corten, así que no la tengáis de más en el fuego, yo las he hecho sin maizena, pero si os gustan más espesitas, podéis echar una cucharada de maizena.



Natillas caseras con crumble de galletas María:
Ingredientes:
Para las natillas 
500 ml de leche
1 canela en rama
1/2 vaina de vainilla
25 gr de azúcar
4 yemas de huevo

En un cazo echamos la leche, la vaina de vainilla abierta por la mitad y la canela, ponemos a fuego y cuando empiece a hervir lo retiramos. Con esto conseguimos que la leche se infusione con los sabores de la vainilla y la canela.
Batimos las yemas con el azúcar, y si vais a echar maizena, mezclarla también con el azúcar y las yemas. Ponemos un poco de la leche en la mezcla y mezclamos. Echamos todo el el cazo y ponemos a fuego medio. Ahora viene la parte más importante, no dejéis de mover y en cuanto empiece a espesar un poco, retirar del fuego, que si no se cortan las natillas. un truco para que no se corten es hacer esta ultima parte al baño maría, así el calor es menos directo.
Una vez echas, las ponéis en los cuencos para servir y al frigorífico, ya sabéis que las natillas se comen frías.

Antes de servir, echamos el crumble, así no pierde el crujiente.

Para el crumble:
100 gr de galletas María
1 cucharadita de canela en polvo
60 gr de azúcar moreno
50 gr de harina
125 gr de mantequilla

Precalentamos el horno a 200ºC
Mezclamos todo con las manos, hasta que se quede como arenilla y echamos todo bien esparcido en la bandeja del horno. Metemos al horno unos 5 minutos, hasta que empiece a coger color.
Una vez fríos lo podéis guardar en un tarro y echarlo en las natillas antes de servir.


   

domingo, 2 de octubre de 2016

Pescado gratinado a la noruega, fiskegrateng

Hoy vengo con una receta noruega, o por lo menos lo es para mí. Es una especie de pastel de pescado que se hace al horno, es un plato completísimo y que a todo el mundo le gusta, aquí en casa es ya un clásico.


Esta receta la empecé a hacer a petición de mi marido que hace años me dijo que le hiciera un "fiskegrateng" y yo pues se lo hice, pero claro, se lo hice a la española, es decir con huevo, un montón de verduras... vamos como me vino a mí a la cabeza. Pero claro, eso no era un "fiskegrateng", así que pregunté a mi suegra y desde entonces hago el fiskegrateng como se lo comen aquí.


La receta es muy fácil, es la comida perfecta para dejar hecha del día anterior y la puedes hacer en moldes individuales si te la quieres llevar al trabajo. Lleva de todo, hasta pasta...así que puedes utilizar los macarrones que te sobraron un día o simplemente cocer un puñadito, que es lo que suelo hacer yo.


El pescado va camuflado entre la salsa y la pasta, así que si en tu casa no son muy fan del pescado, este es un plato perfecto para ellos.

Fiskegrateng:
Ingredientes:
250 gr de bacalao (puede ser cualquier pescado blanco, fresco o congelado, eso sí, sin espinas ni piel)
30 gr de bacalao ahumado (opcional, yo lo pongo, pero la receta típica no lo lleva)
1 zanahoria
100 gr de guisantes congelados
50 gr de macarrones pequeños (tipo fideos de fideuá)
25 gr de mantequilla (o aceite de oliva)
25 gr de harina
400 ml de leche
Pizca de nuez moscada
Sal y pimienta
Pan rallado

Precalentamos el horno a 180 ºC

En un cazo, echamos agua y la ponemos a hervir, una vez que empiece a hervir echamos los macarrones/fideos y los cocemos. Una vez estén cocidos los escurrimos y reservamos.
En una cacerola echamos la mantequilla, cuando esté derretida echamos la harina y mezclamos bien, dejamos que se cocine bien la harina. Echamos la leche poco a poco y vamos removiendo. No tiene que haber grumos, si os queda con grumos, lo más fácil es quitarlos con la batidora. Sal pimentamos, echamos la nuez moscada y reservamos.
Cortamos el bacalao en taquitos, la zanahoria en cachitos y echamos todos los ingredientes a la cacerola con la salsa (los macarrones también) Echamos la mezcla en un molde para el horno, echamos pan rallado por encima y metemos al horno a 180ºC una media hora. Al final podemos gratinar un poco el pan rallado y listo.


   

domingo, 18 de septiembre de 2016

Tarta de queso y chocolate blanco sin horno ni fuego ni nada

Ayer fue mi cumpleaños y hoy lo quiero celebrar con vosotros con esta tarta sencilla, vamos, más sencilla imposible. No hay que utilizar ni el fuego, ni el horno, no lleva gelatina ni nada de esos, son poco ingredientes que hacen que está tarta esté aún más rica.



Yo le he puesto frambuesas frescas, porque, como ya os he contado estamos en plena temporada aquí en Noruega, pero podéis poner fresas, moras, cerezas...cualquier cosa que os guste. Fruta de la pasión, mango...en fin, la fruta que más rabia os de.


Es la tarta perfecta además para hacer con niños porque como no se necesita fuego ni nada, no hay mucho peligro. Y como fan de las tartas de queso, que me encantan, os la recomiendo, no está muy dulce y tiene de todo, textura, sabores y color. una tarta simple, deliciosa y llena de color.


Tarta fría de queso y chocolate blanco:
Ingredientes:
Para la base:
250 gr de galletas tipo digestive
80 gr de mantequilla
50 gr de chocolate blanco

Derretimos la mantequilla al microondas.
Con un robot de cocina trituramos las galletas y el chocolate blanco, cuando estén bien trituradas añadimos la mantequilla y trituramos.
Si no tenéis robot de cocina, podéis meter las galletas en una bolsa de plástico y darlas golpes con un rodillo de cocina o aplastarlas con una sartén.
Ponemos la base de galletas en el molde y aplastamos bien para que quede bien compacta.

Para el relleno
400 gr de queso de untar
150 gr de chocolate blanco
1/2 ralladura de lima
250 ml de nata para montar (mínimo 35% m.g)
50 gr de chocolate blanco

Derretimos en el microondas los 150 gr de chocolate blanco. Tener cuidado que el chocolate blanco se quema muy facilmente, así que ir sacándolo y removiendo cada 30 segundos para ver como va.
En un bol echamos el queso crema y el chocolate blanco y con ayuda de unas varillas lo mezclamos bien. Añadimos la nata y la montamos con las varillas. Por último añadimos la rayadura de lima y los 50 gr de chocolate blanco partidos en cachitos pequeños. incorporamos a la mezcla cn ayuda de una lengua y vertemos todo sobre nuestra base de galletas.
Dejamos enfriar, mínimo 4 horas.
antes de servir decoramos con la fruta que queramos y desmoldamos con cuidado.