miércoles, 24 de mayo de 2017

Súper bizcocho con toque de canela

Este bizcocho es el BIZCOCHO, una vez que lo hagáis lo vais a volver hacer una y otra vez y va a ser la típica receta que de tanto hacerla te la sabes de memoria. De verdad que no exagero, porque es un bizcocho jugoso, que dura una semana perfectamente y que es perfecto para la merienda, el café, el desayuno....



Es además muy fácil de hacer, no tiene mucha ciencia, como buen bizcocho y recuerda un poco a la Bica gallega, aunque la Bica se hace con una base de pan y esta no, por eso es un bizcocho estilo Bica.
Tiene esa capa crujiente de azúcar por encima y un toque de canela que no os dejará indiferentes.





Os recomiendo que lo hagáis, de verdad que os va a sorprender, aunque penséis que es un simple bizcocho, en realidad es un súper bizcocho, y todo el mundo necesita una receta de un buen bizcocho.




Bizcocho de canela:
Ingredientes:
4 huevos
200 gr de mantequilla (mantequilla de verdad, no margarina)
300 gr de azúcar moreno
1 cucharadita de canela en polvo
250 ml de nata para montar (35% m.g)
400 gr de harina
14 gr de levadura (tipo royal)
1 cucharada de azúcar

Precalentamos el horno 160ºC, yo suelo poner el ventilador para repostería, pero si vuestro horno no tiene ventilador, podéis ponerlo por arriba y por abajo.

En un bol grande echamos los huevos y el azúcar moreno y batimos bien, hasta que la mezcla se vuelva blanquecina y haya doblado su tamaño, yo lo hago con las varillas eléctricas, porque si no cansa mucho, pero se puede hacer a mano.
Derretimos la mantequilla en el microondas y la añadimos a la mezcla, batimos bien hasta que se incorpore.
Añadimos la nata y mezclamos.
Por último añadimos la canela, la harina y la levadura y batimos bien hasta que no nos queden grumos.
Engrasamos con mantequilla un molde, (he utilizado uno cuadrado, pero podéis utilizar uno redondo sin problemas), echamos la mezcla y alisamos un poco, espolvoreamos el azúcar por encima y mentemos al horno unos 50 minutos. El tiempo siempre depende del horno, así que para aseguraros de que está hecho, pinchar el centro del bizcocho con un palillo, y si el palillo sale limpio, quiere decir que está hecho, si aún sale un poco manchado, dejar el bizcocho un poco más en el horno.
Cuando lo saquéis del horno, podéis echar un poco de canela en polvo por encima para darle aún más sabor.

Se conserva genial bien tapado durante una semana, aunque no creo que os dure tanto ;)


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario